Inicio Empresa Mercados Clima Contacto Noticias Informes Enlaces
Noticias | Noticia ampliada



Noticia Ampliada
La economía y la política, como materiales biodegradables
19/08/2019 | La Voz del Interior

La devaluación del 35 por ciento en tre días pulverizó el incipiente control de la inflación que el Gobierno había alcanzado en los últimos meses.

 

Una de las primeras conclusiones que dejaron las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) es que la economía y la política se pueden descomponer fácilmente en su ambiente natural.

La devaluación del peso del 35 por ciento en los primeros tres días de la semana confirmó que el incipiente control de la inflación de los últimos dos meses y la estabilidad cambiaria eran materiales biodegradables. Al igual que cualquier vestigio de madurez política.

En este nuevo escenario, dominado por altas dosis de incertidumbre económica y de institucionalidad, las empresas agropecuarias deben tomar decisiones que tienen más que ver con la biología que con la coyuntura.

Con la tierra ya alquilada, el trigo sembrado, los lotes para el maíz barbechados y los insumos comprados, el productor agrícola no tiene margen para retroceder. Puede disminuir la velocidad, pero de ninguna manera detener la marcha.

En Córdoba, los productores al menos van a repetir, en los próximos tres meses, la inversión en soja y maíz que hicieron en la campaña pasada.

Según un cálculo del economista de la Bolsa de Cereales de Córdoba Gonzalo Agusto, entre ambos cultivos van gastar 2.131 millones de dólares. Con la diferencia de que el tipo de cambio entre septiembre y octubre del año pasado promedio 35 pesos por dólar y ahora tiene un piso de más de 55 pesos: 57 por ciento más.

Ese desembolso será para ganar menos que el año pasado. Según la entidad bursátil cordobesa, la foto actual muestra al maíz –el grano que mayor inversión por hectárea requiere– con una rentabilidad del 7,7 por ciento, 65 por ciento menos que en la cosecha anterior, cuando los rendimientos fueron récords.

“Las empresas agropecuarias vienen desarrollando desde hace 15 años anticuerpos contra este tipo de turbulencias y han logrado sobrevivir”, explicó el consultor Teo Zorraquín, durante su disertación en la agrojornada realizada este miércoles en Córdoba.

¿Qué puede pasar?

Sin embargo, y más allá de la decisión de invertir, la incertidumbre domina la escena en el sector, como ocurre en la mayoría de las actividades económicas.

Una encuesta espontánea a mano alzada realizada por Zorraquín entre los 900 asistentes a la jornada mostró que 70 por ciento se ubica en el rango entre “medio pesimista” y “medio optimista” de cara al futuro de corto plazo.

En el sector, hay muy poca esperanza en que la macroeconomía aporte buenas noticias. Todo lo contrario.

Los productores tienen temor a que un posible gobierno de la fórmula Fernández-Fernández vuelva a colocar las retenciones en los niveles que tenía durante la última gestión kirchnerista. Eso castigaría con mayor fuerza al maíz, cuyo crecimiento en los últimos tres años y su aporte a la sustentabilidad se gestaron en la rentabilidad para producirlo.

En el negocio ganadero, el criador puede ser el eslabón que se vea más afectado por la devaluación.

Con sólo 25 por ciento del precio dolarizado (es el porcentaje de la producción de carne que se exporta), la ganadería recibirá los efectos de la actualización del tipo de cambio mucho más tarde que la producción de granos. En tanto, algunos de sus costos, como por ejemplo el maíz, copiarán en forma inmediata el alza del dólar y reducirán los márgenes.

Aleajdro Rollán

volver


Mitre 868 Piso 8 Of. 01 (2000) Rosario Argentina
Tel.: 0341 4473233 / 3332 • Tel./Fax: 0341 4472224 • info@corredoradellitoral.com.ar
Corredora del Litoral Copyright © 2014 • Todos los derechos reservados • Desarrollado por LOARTEC